Miramos al futuro centrados en las decisiones del presente. Arrancamos los motores de la comunicación sin previsiones. Hoy en día y, por desgracia, lo importante para los grandes medios es el índice de audiencia, piensan en éxito comercial. Sin embargo, esto es un problema para la audiencia y los lectores, puesto que todo lo que sale al mercado de la comunicación está condicionado por la competencia de los mismos medios. Ahora bien, en este contexto mediático, o más bien, mediático contexto ¿qué pasa con los nuevos medios nativos digitales y emprendedores? ¿Cuál es su futuro? Resulta interesante plantearse este tipo de preguntas porque estos medios están surgiendo y evolucionando desde el año 2011.

El problema de los nuevos medios que han emergido es que no encuentran un modelo de negocio estable. Por este motivo, nos planteamos qué pasaría si los medios funcionasen a la inversa. Es decir, hasta ahora trabajan de forma centralizada, recaban información y la concentran bajo su identidad. Pero, qué sucedería si convirtiésemos esas informaciones en contenidos monetizados como si fueran películas o productos de Amazon. De esta manera, el usuario podría hacerse con determinados artículos, exclusivas, suscripciones por páginas o fotografías sin la necesidad de adquirir todo el producto completo. Este procedimiento se denomina “Blockchain” y permitiría comprar por fracciones de euros, dólares o bitcoins.

Las ventajas de este posible modelo de negocio son entre otras cosas que el consumidor pagaría por lo que realmente le interesa, se gestionaría mejor los derechos de autor, ya que esta tecnología permite el anonimato. Un anonimato, además, que no repercutiría a la veracidad de las informaciones. Por otro lado, otra ventaja muy peculiar, es que cada periodista podría centrarse en su propio modelo de negocio, o bien para editores, o bien para consumidores finales. No estamos proponiendo nada raro, existen empresas que trabajan con Blockchain. Satoshipay, por ejemplo, ha creado una plataforma precisamente para que los editores webs puedan monetizar sus contenidos. Por otro lado, destacar que dos grandes de la comunicación, Axel Springer y Reuters invierten y experimentan con este modelo.

satoshipay-logo_2000px.png

Por otro lado, resaltamos la red social Steemit que combina la creación de contenidos con la interacción de los usuarios y el uso de una moneda llamada “Steem”. Steemit recompensa a los periodistas dependiendo de los votos que sus lectores hayan dado a sus contenidos. Además, en este caso también lo usuarios son remunerados. Otro ejemplo sería la plataforma Decent, que está dirigida a aquellas personas que quieran publicar sin censura.

En resumen, lo que se propone es una especie de empresa como Airbnb, donde cualquier ciudadano puede comercializar en vez de con su vivienda con la producción de contenidos. Los periodistas tienen la labor de informar a la sociedad, sea de la forma que sea. De esta manera, se aboga por un periodismo abierto y descentralizado y en el que los propios usuarios también pueden participar.

Por Andrea Mendoza Trujillo

Anuncios